Tarjetas Revolving: De la usura a la falta de transparencia

Como saben aquellos compañeros que se dedican a la reclamación de este tipo de tarjetas, la práctica habitual en las demandas ha sido la de realizar una petición principal de declaración de nulidad por usura, y otra subsidiaria, esto es, para el caso de que la principal fuera desestimada, de nulidad de la cláusula de intereses remuneratorios por falta de transparencia.

Hasta que el Tribunal Supremo dictó la sentencia nº258 de 15 de febrero de 2023, en la mayoría de las reclamaciones se estimaba la petición principal y se declaraba la nulidad del contrato por usura con la consecuencia prevista en la Ley Azcárate de que el deudor solo tenía la obligación de devolver el capital efectivamente recibido sin intereses, y en caso de que lo hubiera devuelto en exceso, la entidad debía restituir dicho exceso con intereses.

Aumento de casos desestimando la petición de usura

Pero tras la referida sentencia, en la que se estableció el criterio de la diferencia de 6 puntos, más 0,30 de corrección por el TEDR, para delimitar las tarjetas que son usurarias de las que no lo son, han aumentado considerablemente los casos en los que, por aplicación de este criterio, no procede la declaración de nulidad por usura, con el efecto de que ahora los tribunales se están teniendo que pronunciar en muchos más casos sobre la petición subsidiaria.

Este aumento de pronunciamientos sobre la falta de transparencia de los contratos de tarjeta, está haciendo aflorar cuestiones prácticas que, en nuestra opinión, todavía no están del todo resueltas y respecto de las que tendremos que estar atentos a la evolución de la jurisprudencia, siendo una fundamental la respuesta a qué efectos o consecuencias hay que anudar a la declaración de nulidad de la cláusula de intereses remuneratorios.

Nulidad por falta de transparencia: ¿Qué nuevas cuestiones se plantean?

La primera cuestión a resolver es si tras la declaración de nulidad de la cláusula el contrato puede subsistir y la consecuencia será que la cláusula se tenga por no puesta, o si por el contrario, el contrato no puede subsistir sin la cláusula y se debe declarar la nulidad de todo el contrato.

Parece claro que la anulación de los intereses remuneratorios supone la desaparición de uno de los elementos esenciales del contrato, siendo el precio la causa para una de las partes, el acreedor, que presta el dinero para obtener una rentabilidad a cambio. Procedería, por tanto, la nulidad de todo el contrato, pues no puede subsistir sin un elemento esencial.

Una vez alcanzada la conclusión de que debe anularse todo el contrato,  el juez debe plantearse si ello puede producir efectos especialmente perjudiciales o gravosos para el consumidor, lo que podría disuadirle de defenderse. En nuestra opinión no se puede dar una respuesta genérica y debería analizarse caso por caso. Pero para ello, hay que determinar las consecuencias de la nulidad de todo el contrato.

Abogada revisando caso de nulidad por usura

Una postura tuitiva de los derechos de los consumidores y usuarios, nos permitiría sostener que siendo nulo el contrato por falta de transparencia del interés remuneratorio, procede aplicar la consecuencia prevista en el art. 1.303 del Código Civil, pero a la luz del derecho de UE y de la normativa protectora de consumidores y usuarios,  de forma que el consumidor solo tenga que devolver el capital efectivamente recibido sin aplicar ningún tipo de interés sobre el mismo, ya que de lo contrario, no se disuadiría al predisponente de incorporar esta clase de cláusulas, pues vería como la consecuencia le permite seguir ganando dinero. Esta postura ya la ha sostenido alguna Audiencia Provincial, como la de Cantabria en su sentencia de 21 de diciembre de 2020 (recurso nº 685/2020).

Otra postura sería la de aplicar de forma más rigurosa la literalidad el citado precepto: Artículo 1303 del Código Civil: Declarada la nulidad de una obligación, los contratantes deben restituirse recíprocamente las cosas que hubiesen sido materia del contrato, con sus frutos, y el precio con los intereses, salvo lo que se dispone en los artículos siguientes. En este caso, procedería realizar las siguientes restituciones tras la declaración de nulidad del contrato:

El consumidor debería devolver las cantidades percibidas de la entidad financiera con el interés legal desde que se realizaron las disposiciones; y

La entidad financiera debería de devolver el precio, esto es, los intereses remuneratorios percibidos del consumidor con el interés legal desde que se realizaron los pagos.

Y procedería la compensación de las cantidades que resulten a favor del consumidor con las que resulten a favor de la entidad financiera según las indicadas restituciones, y en según los casos podrá ocurrir:

  • Que tras la compensación el consumidor siga siendo acreedor de cantidades, por lo que procedería la condena a la entidad a su abono más los intereses de la mora procesal desde la sentencia y hasta su completo pago, pues la cantidad resulta de la propia operación de restitución de prestaciones y como consecuencia de la nulidad declarada en la sentencia; o
  • Que tras la compensación sea la entidad financiera la que siga siendo acreedora, en cuyo caso el consumidor quedaría obligado a devolver la cantidad resultante de forma inmediata, sin posibilidad de aplazamiento dada la nulidad de todo el contrato.

Será en este último caso y en función de si la cantidad resultante es asequible a la capacidad económica del consumidor, cuando el juez deba valorar si su devolución inmediata puede resultar una consecuencia demasiado gravosa o perjudicial, y en caso de serlo debería plantearse si puede subsanar la cláusula declarada nula supliéndola con una norma nacional, para que el contrato subsista y el consumidor pueda devolver la cantidad sin perder el beneficio del plazo.

Esta última cuestión es la más dudosa a nuestro parecer, pues no podemos perder de vista que la cláusula que debería suplir el juez es precisamente un elemento esencial de contrato, el precio, por lo que resulta muy cuestionable que pueda hacerlo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se publicará. Required fields are marked *