¿Puedo acogerme al mecanismo de segunda oportunidad?

Gracias al mecanismo de segunda oportunidad, desde el año 2015 es posible obtener el perdón de las deudas

Antes del año 2015, aquellas personas que no podían pagar sus deudas se veían destinadas a vivir sin poder tener bienes a su nombre, saldo en las cuentas bancarias o sufrir el embargo de su sueldo o pensión. Además, esas deudas podían ser exigidas posteriormente a quienes aceptaban sus herencias, fueran hijos, cónyuges u otros.

Sin embargo, esto ya no es así, los deudores pueden lograr la cancelación total de sus deudas, y como su propio nombre indica, obtener una segunda oportunidad para reconducir su vida, y no tener que arrastrar de por vida esas deudas que son imposible de satisfacer.

Requisitos de la segunda oportunidad

El objetivo de este procedimiento de derecho concursal es lograr que el juez nos conceda la “exoneración del pasivo insatisfecho”, es decir, el perdón de esas deudas, pero para ello hay que cumplir con una serie de requisitos que debemos conocer.

¿Quién puede obtener la exoneración del pasivo insatisfecho o perdón de las deudas?

Toda persona natural, ya sea autónomo, emprendedor, trabajador por cuenta ajena, jubilado o desempleado podrá lograr dejar de arrastrar esas deudas, siempre que cumpla los requisitos que establece la ley, como poder considerarse “deudor de buena fe”.

¿Qué requisitos he de cumplir para ser “deudor de buena fe”?

Para acogerse a la segunda oportunidad, ser deudor de buena fe consiste en cumplir con los requisitos que establece la ley, que son los siguientes:

  1. Que el juez considere que el concurso no es culpable o que no ha habido dolo o culpa grave del deudor. Por ejemplo, si el deudor ocultara sus bienes para evitar que respondan de sus deudas podría ser declarado culpable.
  2. Que el deudor no haya sido condenado en sentencia firme por delitos económicos en los 10 años anteriores a la declaración de concurso.
  3. Que el deudor haya intentado llegar a un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores.
  4. Que se hayan satisfecho determinados créditos, como los generados por el propio concurso y los contraídos con Hacienda y la Seguridad Social. Sin embargo, la ley facilita el pago de estos créditos, estableciendo un plan de pagos sin intereses por un plazo máximo de cinco años desde que termina el concurso.
  5. Que haya cumplido con sus obligaciones de colaborar durante la tramitación del concurso.
  6. Que no haya obtenido el beneficio de la segunda oportunidad en los últimos diez años.
  7. Que no haya rechazado en los cuatro años anteriores una oferta de empleo adecuada a su capacidad profesional.
  8. Que acepte que la obtención del beneficio de la segunda oportunidad se incluya en el Registro Público Concursal por un plazo de cinco años, cuyo acceso está limitado a aquellos acreedores que acrediten tener un interés legítimo.
  9. Que la deuda no supere los cinco millones de euros.

¿Tendré que liquidar mi patrimonio? ¿Cómo se liquida?

El patrimonio se debe liquidar para poder lograr el perdón de las deudas, y se hace a través de un procedimiento judicial en el que los bienes se venderán, subastarán y harán las daciones en pago si se da el caso, y se pagará a los acreedores de forma ordenada.

Sin embargo, en el caso de que los bienes sean escasos y de poco valor no será necesario realizar la liquidación del patrimonio.

¿Podré disponer de mi sueldo, prestación o pensión para pagar mis gastos mientras dure el procedimiento?

Sí. De las primeras cosas que se harán en el procedimiento es asignar la cantidad de los “alimentos del deudor”. Esa cantidad será inembargable y destinada a atender las necesidades básicas y cotidianas del deudor y de las personas dependientes de él, como puede ser el pago de la vivienda habitual, suministros de luz, gas, agua o teléfono, vestimenta, asistencia sanitaria, alimentación, educación, etc. Por lo tanto, todos esos gastos se obtendrán del sueldo, pensión o prestación del deudor, sin poder ser objeto de embargo.

Sin embargo, la parte que exceda de esa cantidad fijada para “alimentos del deudor”, sí podrá destinarse a pagar créditos del concurso, respetando siempre el salario mínimo interprofesional que es inembargable, (900 euros desde el 1 de enero de 2019).

¿Podré asumir los costes del procedimiento?

Debemos de tener en cuenta que uno de los requisitos para lograr el perdón de las deudas es satisfacer determinados créditos, como aquellos gastos que se generan del procedimiento. Sin embargo, existe la posibilidad de satisfacerlos mediante un plan de pagos sin intereses por un plazo máximo de cinco años desde que termina el concurso.

Generalmente sí será posible atender los costes del procedimiento, bien porque la persona tiene una fuente de ingresos o acudiendo al plan de pagos mencionado.

Por ello, antes de aventurarse a acudir al mecanismo de la segunda oportunidad, has de solicitar asesoramiento para hacer una valoración de todas las deudas y estimar los costes que supondrá el concurso.

Peris y Ruiz Abogados puede ayudarte a lograr el perdón de tus deudas

Nuestro despacho de abogados es especialista y experto en la gestión de Segunda Oportunidad. Si te encuentras inmerso en deudas imposibles de satisfacer y deseas empezar una nueva etapa, ponte en contacto con nosotros y estaremos encantados de prestarte asesoramiento durante todo el proceso y defenderte ante el juez con el objetivo de lograr la cancelación de todas tus deudas.